Parcelas en venta: cómo saber cuál es la mejor para tu proyecto |
22498
post-template-default,single,single-post,postid-22498,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Parcelas en venta: cómo saber cuál es la mejor para tu proyecto

parcelas en venta

Parcelas en venta: cómo saber cuál es la mejor para tu proyecto

El mercado de la vivienda residencial y, por tanto, de las parcelas en venta, ha recuperado dinamismo con el cambio de prioridades de los consumidores. Esta situación llega después de haber tenido que pasar mucho más tiempo en ellos por obligación como consecuencia de la crisis sanitaria derivada de la COVID-19.

Todas esas horas en casa han obligado a los consumidores a ver sus viviendas de una forma diferente y subir en su lista de prioridades la compra o alquiler de hogares más confortables, con más luz natural, con más espacio, en zonas más tranquilas o con posibilidad de espacios en el exterior como jardines y terrazas.

Se ha abierto, por tanto, una nueva etapa para el sector en la que el consumidor tiene más claro aún si cabe qué es lo que quiere. Y el promotor debe responder a estas necesidades, por supuesto, teniendo muy en cuenta los lugares dónde va a construir. Con otras palabras: las parcelas en venta y los proyectos constructivos deben coincidir, hacer match, estar hechos el uno para el otro. Solo así se sacará la máxima rentabilidad en el proceso y los consumidores encontrarán realmente lo que están buscando.

¿Cómo saber qué parcelas en venta son las adecuadas?

Como decíamos, el primer paso para construir una casa es comprar un terreno que se adecue a los requerimientos de la vivienda. Como norma general, las parcelas en venta cuentan con una superficie máxima edificable. Esta es la cantidad de m2 que puedes construir en la parcela, ya sea en una planta o en varias. Normalmente, viene marcado por los ayuntamientos.

Otro aspecto relevante a la hora de buscar parcela es distinguir entre suelo urbano, urbanizable y rústico:

  • Urbano. Es aquel que ya está listo para construir pues cuenta con todas las conexiones y las instalaciones necesarias. El comprador solo se tiene que preocupar por edificar.
  • Urbanizable. Es el que tiene la posibilidad de ser urbano, pero aún necesita que se realicen las actuaciones de urbanización. Este proceso supone un gasto para el comprador del suelo.
  • Rústico. El suelo rústico tiene limitaciones para la edificación en función del uso que se va a dar a la construcción. En España, cada comunidad autónoma regula al respecto de este tipo de suelos. En algunos, incluso, no está permitido construir.

Por tanto, antes de construir, se deben tener en cuenta las limitaciones y las características concretas de la parcela en venta. Como recomendación: consulta con un arquitecto con experiencia en la zona porque te podrá orientar sobre las legislaciones particulares de cada autonomía o municipio.

Precio, ubicación y tipo de vivienda

Antes hemos mencionado que el proyecto y la parcela deben conectar. Con eso nos referimos a que, según el tipo de vivienda que implique el proyecto constructivo, la parcela que escojamos será una u otra en función de su ubicación, sus metros cuadrados y su precio, entre otras cuestiones.

  1. Si nos vamos a decantar por el plurifamiliar o colectivo, es decir, edificios de viviendas en altura, es posible que lo más apropiado sea una parcela en o cerca de un gran municipio donde, además, las limitaciones de edificabilidad serán mayores.

 

  1. Otra opción son los unifamiliares. Viviendas tipo chalets, aislado, o adosados. En este caso, las parcelas deberán estar ubicadas en una zona poco transitada y tener muchos m2 pues la construcción se extiende en horizontal y no en vertical.

Esto no quiere decir que no se puedan construir adosados dentro de grandes núcleos urbanos ni que no haya edificios en zonas rurales pero el éxito de cualquier negocio es adecuar la oferta a la demanda. Por eso es importante analizar las tendencias del mercado y, sobre todo, conocer el cliente potencial de tu producto y sus verdaderas necesidades y deseos.

A todo ello hay que sumar los diferentes tipos de residencial en función de su accesibilidad: de renta libre o protegidos como las Viviendas de Promoción Pública o las Viviendas de Precio Concertado. Cada uno de estos tipos atraerá a un tipo de comprador diferente con unas características muy diferenciadas y es importante tenerlo en cuenta a la hora de escoger la parcela en venta en la que iniciar ese proyecto constructivo.



SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y mantente al día de todas las novedades y noticias de Landex Pro.